Manu Lanzarote trae su escuela a Terrassa

manu-lanzarote-trae-su-escuela-a-terrassa
Artículo de Josep Cadalso. Diari de Terrassa
Terrassa ha sido la ciudad elegida para la puesta en marcha de la Escola Femenina Manu Lanzarote, una iniciativa que ha impulsado el ahora jugador del RCD Espanyol junto a un equipo de personas que creen en una idea innovadora de formación en la que prima tanto el aspecto futbolístico como el académico. La escuela se ha ubicado en el campo municipal de Sant Llorenç i arrancará esta temporada con la puesta en competición de cinco equipos en distintas categorías y una escuela de iniciación pensada para aquellas niñas, de cualquier edad, que no hayan practicado el fútbol. La principal seña de identidad de la entidad se basa en su dedicación exclusiva al ámbito femenino. “En algunos clubs las niás se sienten como lo último. Y aquí son la prioridad”, explica Manu Lanzarote.
El jugador blanquiazul no oculta su devoción por el fútbol femenino. La temporada pasada, en el CE Sabadell, entró en contacto con el mismo y coincidió con Antonio Bedoya en la dirección del conjunto juvenil de la entidad arlequinada. Sintonizaron de inmediato a nivel personal y deportivo, con una visión coincidente en relación a la línea de trabajo que era necesario seguir en la parcela formativa. Antonio Bedoya es ahora el responsable del área deportiva de la escuela. “Apostamos por una formación sin prisas, en la que le resultado no es prioritario, sino que lo importante es ir asimilando conceptos por etapas”, explica Bedoya. “Eso no está reñido con la competición, ya que lo que intentamos es dar las herramientas precisas a las jugadoras para que en el futuro ofrezcan el máximo nivel competitivo. En muchos clubs el resultado es prioritario y los equipos formativos juegan como si fuesen adultos. Eso es lo que no concebimos. Lo primero es aprender”. El fomento de unos valores determinados es otra de las grandes preocupaciones de la escuela. “Humildad, espíritu de superación, respeto y confianza”, destaca Bedoya.

En Terrassa
La idea inicial de ambos era poner en marcha la escuela en el seno del CE Sabadell. Pero los cambios sufridos en el club crearon demasiados obstáculos en el camino. Y fue entonces cuando los promotores del proyecto empezaron a buscar una nueva ubicación, pero con identidad propia, sin estar supeditados a ninguna entidad. La opción de Terrassa acabó siendo observada como la más interesante. El campo del Sant Llorenç ofrecía unas posibilidades óptimas y Terrasa se ha convertido en un núcleo de notable actividad futbolística en el ámbito femenino. “Era la mejor opción”, señala Manu Lanzarote. “Por la predisposición del Ayuntamiento y por la apuesta que aquí se ha hecho por el fútbol femenino”.
Manu Lanzarote habla con entusiasmo del proyecto. Y del fútbol femenino. “Nos encanta la formación, tenemos una forma de trabajo muy definida y pensamos que las chicas tienen mucho más recorrido”, explica. Pero la denominación de escuela no se ciñe únicamente al ámbito deportivo. Se extiende en la filosofía global de este centro, donde el fútbol es un punto de unión pero no el único. Para ello, se habilitará una zona de estudio donde las alumnas podrán realizar sus tareas escolares antes o después de los entrenamientos. “Nuestro proyecto va más allá del fútbol”, explica Lanzarote, “Mimaremos tanto el tema educativo como el futbolístico. Queremos que sea algo diferente, donde las chicas no vengan a entrenar sino a disponer de todas las herramientas precisas para su formación de futuro”.
Y dentro de ese concepto, otra de sus preocupaciones es abrirse a la ciudad, entrar en contacto con el día a día de Terrassa en el sentido más amplio de esa concepción. “Nos gustaría participar en actividades que lleven a cabo las entidades de la ciudad, ayudar en todo lo que esté en nuestra mano”.
De momento contarán con cinco equipos en competición, pero la idea es ir ampliando esa base y disponer de un primer equipo a corto plazo. Unas setenta chicas formarán ese núcleo fundacional si se cumplen las previsiones. Las inscripciones están abiertas en el propio campo del Sant Llorenç los lunes, miércoles y viernes durante todo el mes de agosto, de 6.30 a 8.30 de la tarde. “Las plazas son limitadas porque no queremos abarcar más de lo que podamos. Queremos ofrecer unas garantías en la formación”, explica Gerard Pous, responsable del área ejecutiva.
“Nos sobra ilusión”, apunta Manu Lanzarote en relación a las posibilidades de la escuela. “Es una iniciativa diferente que tiene futuro. Es un campo en el que hay mucho por hacer. Y vamos a poner nuestro granito de arena en el progreso del fútbol femenino”.
Manu Lanzarote no es sólo uno de los impulsores de la escuela, sino que le da nombre y trabaja en primera línea para que la idea se transforme en un éxito. Su carrera futbolística ha vivido esta temporada un impulso indiscutible tras su fichaje por el Espanyol, que le permitirá debutar en la Primera División. Su recorrido para llegar a la elite no ha sido sencillo. Se formó en la cantera del FC Barcelona y posteriormente pasó por clubs como Lleida, Atlético de Madrid B, Real Oviedo, Sant Andreu, Atlético Baleares, Eibar y Sabadell.

Marta Corredera presta su imagen a la escuela
El proyecto se ha presentado ya en diferentes ámbitos futbolísticos. Y lo han conocido las dos jugadoras internacionales de Terrassa, Vicky Losada y Marta Corredera. Las dos han mostrado su predisposición a participar de algún modo en el mismo. Corredera, por ejemplo, es la imagen de la escuela para este curso junto a Manu Lanzarote. En la fotografía aparece junto a Manu Lanzarote y la niña Edith Zauner, en una de las fotografías de promoción de la escuela. Una de las grandes preocupaciones de la escuela es tener una presencia notable y una imagen cuidada. Su página web es un nexo de conexión con el exterior y su presencia en las redes sociales una herramienta trabajada para dar a conocer su trabajo.